+34 963907549 info@sereola.com

Para quienes recuerdan la saga más popular de Steven Spielberg, Back to the Future recordarán la casa de Marty Mcfly en el futuro. Todo era manejado a través de comandos de voz, equipos tecnológicos, aparatos voladores y una vivienda inteligente. Aunque no lo sabías para ese entonces, eso es lo que se conoce ahora como una casa domótica.

Se trata de una vivienda que combina diferentes tecnologías en el hogar a través del uso de electricidad, electrónica, informática y telecomunicaciones. Este tipo de casas que integran este conjunto de factores sirven para:

  • Mejorar la seguridad
  • Mejorar el confort
  • Tener mejores comunicaciones
  • Tener un buen ahorro energético
  • Mejorar el control de los sistemas de usuarios
  • Es completamente flexible

Quienes adquieren una casa domótica están comprando lo que se conoce como Smart Home. Un hogar inteligente lleno de facilidades para que sus habitantes comiencen a vivir un mundo mejor.

Domótica la casa inteligente del presente

Quizás sea todo un reto tener una casa domótica en la actualidad que se combine con muchos equipos tecnológicos actuales. Incluso que pueda interactuar con una conexión a internet fácilmente. Esto es posible y se le conoce como Internet de las cosas.

Este término se utiliza para describir los procesos de interacción entre equipos del hogar con Internet. Se trata de controlar o activar estos artefactos solo con enviar un mensaje o una señal a través de la red.

Desde encender un horno, una cocina, una lavadora u otro artefacto solo por esta conectado a internet, se convierte en un Smart Home.  Conozcamos las áreas de enfoque de una casa domótica.

Áreas principales de una casa domótica

Hablamos de una serie de escenarios y ambientes en donde esta tecnología es capaz de llegar. Su inteligencia permite programar eventos, temperatura, seguridad, telecomunicaciones y mucho. Conoce específicamente las áreas que cubre la domótica la casa inteligente:

  • Sistemas automatizados y control de abrir, cerrar, encender o apagar diferentes aparatos o sistemas dentro del hogar. Desde la iluminación climatización, persianas, puertas, ventanas, cerraduras, entre otros. También incluye los sistemas de riego, electrodomésticos, suministro de agua y gas.
  • En materia de seguridad controla las alarmas contra intruso y personales, las técnicas (contra incendio, fugas de agua y gas, fallas con la electricidad, entre otras.)
  • Sistemas de telecomunicación que nos permite transmitir mensajes de voz, de datos en redes locales, compartir acceso de alta velocidad en Internet, integración entre los equipos del hogar. También incluye la telefonía de Voz sobre IP y la TV digital.
  • Controla los sistemas de audio y vídeo distribuyendo imágenes captados de cámaras internas y externas por una conexión a internet. También incluye centros de entretenimiento en el hogar.

También puede controlar centralizadamente varias funciones integradas para mejorar la experiencia. En el caso de irse de casa por largo tiempo podemos hacer lo siguiente:

  • Con solo apretar un botón previamente configurado, podemos apagar todos los servicios y bajar todas las persianas de hogar.
  • Apagar equipos electrodomésticos y luces externas e internas automáticamente y en bloque
  • Programas avisos telefónicos, mensajes de textos, correos electrónicos de personas que pueden tener acceso a la casa.

¿Una casa domótica te convierte en un ser inútil?

Domótica la casa inteligente puede ser considerada un hogar para inútiles que no hacen nada en ella. Sin embargo, podemos decir que no es cierto y te explicaremos por qué. Una casa domótica es una estructura inteligente que facilita ciertas tareas en el hogar.

En la actualidad las smart home posee tareas limitadas, pero de gran ayuda para el núcleo familiar. Con estas puedes programar ciertas tareas mientras realizas otras de forma manual. A pesar de tener muchas funciones automatizadas no estamos hablando de la casa The Jetson (Los supersónicos).

Lo que buscas una casa domótica o sus creadores es ir adecuando el terreno para el futuro. Uno quizás muy lejano pero que está completamente visualizado. Para quienes tienen o desean adquirir una casa domótica no creas que serás un inútil, se trata de un hogar hecho para personas que buscan innovar y evolucionar.

Adaptar una vivienda existente a la tecnología domótica

Lo positivo de la tecnología domótica es que es completamente flexible. No necesariamente debemos comprar una smart home ya fabricada, podemos adaptar los procesos a nuestra vivienda actual. Todo depende de las necesidades del cliente y de un factor importante: las dimensiones.

Lo resaltante de este proceso es que estaríamos creando una nueva vivienda, en donde se incluirán cables especializados, sensores, equipos, entre otros. Pero con esto no limitamos la acción de tener una casa domótica, lo que si es que complica mucho el proceso. Al final tendrás una domótica la casa inteligente que tanto soñaste.

Por otra parte, en países desarrollados la ley apoya estos sistemas en el hogar. Están obligando la incorporación de procesos mínimos para albergar la tecnología domótica en construcciones nuevas. En el caso de las ya construidas se utiliza parte de las instalaciones de cableado existen.

También se combina con tecnología inalámbrica como medios de transmisión. Esto reduce costos significativamente porque ya existe un trabajo previo.

¿Cómo funciona la domótica, la casa inteligente?

Su funcionamiento es como el de un ordenador que posee un cerebro computarizado e inteligente que capta todo lo que sucede. Se trata de un sistema de control centralizado que se adapta, en algunos casos, con la pasarela.

Estas pasarelas tienen la función de crear un ambiente para integrar a los protocolos y el flujo de datos de Internet a la red interna. Esto envía las señales a los equipos conectados en el hogar para que funcionen correctamente.

Otra función de la pasarela es la de ser un cortafuego para evitar el control externo de intrusos. Este es el operador que ejecuta las indicaciones que envía el sistema de control centralizado.  El dispositivo lo controla el usuario a través de mando a distancia, desde el dispositivo móvil o con Internet.

La interacción que tendrá el usuario con el hogar será directa y en tiempo real. Al enviar un comando este se ejecutará rápidamente. Si ocurre algún problema se remite una señal al mando de control desde donde el usuario conocerá lo que sucede.