+34 696343894 info@sereola.com

La tecnología futurista por fin ha llegado a nuestros hogares. Tener una casa domótica, o un hogar inteligente ya no es algo de las películas de ficción. En este post nos enfocaremos en cuánto cuesta instalar domótica en casa y además veremos ciertos detalles importantes.

¿Qué es la domótica?

No podemos continuar si no tenemos claro primero qué es la domótica. En sí, la domótica se trata de un sistema encargado de automatizar y controlar a distancia ciertos asuntos dentro del hogar. Hablamos de la calefacción, el encendido y apagado de las luces, así como su iluminación, el funcionamiento de las persianas, etc. Lo más interesante, es que puedes gestionar todo desde un control remoto, una computadora, tu teléfono o tablet, o incluso un homepod. De este modo, aunque no estés en casa, la calefacción puede encenderse para ir calentando el ambiente, o el aspersor puede regar las plantas.

Domótica en casa: Precio

Esta tecnología no es tan reciente como se pueda creer en un principio. Lo que sucede, es que antes sólo los más adinerados se podían permitir este tipo de instalaciones. Hoy por hoy, las cosas han cambiado, puesto que, dependiendo del paquete, se pueden conseguir precios muy económicos.No obstante, antes de calcular el precio de una vivienda domótica debemos tener algo en cuenta. Nos referimos al tipo de instalación que pretendes hacer: si domótica doméstica o un integrador domótico.

Domótica doméstica

Cuando hablamos de domótica doméstica hacemos referencia a las pequeñas instalaciones encargadas de alguna que otra función. Por ejemplo, un sistema únicamente a cargo de la iluminación. En el mercado se pueden conseguir muchos dispositivos de este tipo a un precio muy conveniente.  Una de las ventajas de integrar domótica doméstica es que muchas veces ni siquiera necesitarías ayuda de un técnico para la instalación. Si sabes cómo juntar un par de cables y programar las funciones, bastaría.

Integrador domótico

Por otro lado, un integrador domótico abarca muchas funciones dentro de una sola consola: el llamado “integrador”. Con este paquete estarías creando una casa domótica al completo.

Claro, las desventajas son que en este caso sí necesitarías a un técnico para que instale todo el sistema. Esto se debe a que suele haber muchos cables y conexiones delicadas. El otro punto es que el precio asciende considerablemente en comparación con la domótica doméstica, que no quiere decir que no siga siendo económico.

Entonces, ¿cuánto cuesta tener un hogar inteligente?

Bueno, no hay una sola respuesta. Si hablamos de un set completo, los precios pueden ir desde los 1.000€ hasta 50.000€. Dado que esto es tan variable, es lo mismo que comparar precios de teléfonos o coches. Todo depende de la cantidad de conexiones, la calidad de los equipos y el número de funciones. Ahora bien, si hablamos de domótica doméstica, sucede casi lo mismo. Los precios pueden variar tanto que sólo hay aproximaciones. Por ejemplo, un mando domótico de mediana calidad para persianas, cuesta apenas unos 90€. Supongamos que a eso agregamos un homepod compatible, de 150€. El total llegaría a 240€. Pero recordemos que podríamos ir conectando nuevos sistemas a nuestro homepod, por lo que sólo restarían instrumentos más económicos. Una buena inversión sería un sistema domótico de seguridad por 130€.

Consejos al momento de adquirir domótica para casa

Lo mejor es que no vayas a lo loco a por un set completo. Antes de gastarte tus ahorros, es bueno que tengas en cuenta estas recomendaciones para integrar un sistema de domótica para casa.

  • Antes de comprar nada, necesitas tener algo para controlar y programar la domótica en casa. Un smartphone, una tablet, una computadora o un homepod pueden funcionar. Aunque nosotros recomendamos el uso de un teléfono celular, ya que puedes controlar todas las funciones sin importar dónde estés.
  • Contratar a un profesional, por muy fácil que pueda parecer la tarea, puede serte de gran ayuda. Si no sabes mucho del tema, contar con alguien con dotes puede evitar accidentes.
  • A veces es mejor gastar un poco más para garantizar calidad, antes que quedarse con unos billetes en el bolsillo. Si no puedes permitirte ir directo a por la gama alta de productos, compra al menos los de gama media. Lo barato, a menudo sale más caro.