+34 963907549 info@sereola.com

La domótica, con el pasar del tiempo, ha demostrado ser un gran complemento a los sistemas de seguridad en el hogar. Estos, aunque suficientes por sí mismos, a veces pueden ser beneficiados por la existencia de un control centralizado de las funciones del hogar.

La seguridad siempre ha sido un tema que nos importa con gran amplitud. Esto se debe a que constantemente a través de los medios de comunicación y de las historias de amigos, podemos sentirnos un poco desprotegidos ante un escenario de asalto o hurto.

Con la posibilidad de gestionar todos los rincones del hogar de un modo rápido se genera un aumento en la efectividad de los sistemas de vigilancia tales como los circuitos cerrados. La posibilidad de tener acceso a las imágenes a través de nuestro celular es tan solo una de las posibilidades que la domótica trae consigo.

Cámaras y los sistemas de seguridad en el hogar

Las cámaras son el punto fuerte en un sistema de seguridad en el hogar. Esto se debe a que la mayor o menor calidad de estas va a tener un efecto directo sobre las imágenes que podemos obtener para identificar a los agresores que traten de asaltar o hurtar en nuestro recinto.

Recordemos que los sistemas de vigilancia no solo sirven para prevenir sino que pueden ser útiles también para certificar que fuimos víctimas de una injuria ante un seguro de bienes y raíces.

También es posible deducir que la presencia de cámaras de seguridad es un elemento que disuade las intenciones de los asaltantes por la posibilidad de ser identificados posteriormente.

Los sistemas de seguridad en el hogar y la gestión a distancia

Poder vigilar nuestro hogar desde cualquier punto de nuestra ciudad también es un elemento provechoso para salvaguardar sus bienes. Aunque tengamos un sistema de vigilancia, los asaltantes pueden escapar, por ello es muy probable que esperen nuestra retirada del hogar para realizar el golpe.

Sin embargo, la gestión a distancia puede ser un elemento complementario ideal para los sistemas de seguridad en el hogar. Con ellos, podemos advertir a las autoridades desde cualquier lugar en el que nos encontremos reduciendo la posibilidad de perder nuestras propiedades.

Rápida capacidad de respuesta

La domótica ha permitido la centralización de las funciones inteligentes del hogar. La vigilancia y la comunicación son tan solo algunas de ellas, pero cuando trabajan en conjunto pueden elevar la capacidad de respuesta a niveles de alta eficiencia.

Si imaginamos un escenario hipotético en el cual nuestro sistema centralizado nos informa sobre una actividad sospechosa en alguna de las entradas a nuestro hogar, podría realizarse una medida de contingencia rápida para llamar a las autoridades en cuestión de segundos.

De dicho modo, quedaría demostrada la efectividad de los sistemas de la domótica y de la utilidad que esta tiene para casi todas las labores vitales que desarrollamos en el día a día.

La domótica, la seguridad y el confort

La domótica surge para satisfacer nuestra necesidad de confort. Si bien la seguridad es una necesidad vital, también se relaciona con la sensación de tranquilidad y relajación que nos ofrece sentirnos seguros.

Sentir que estamos protegidos es, en consecuencia, parte del confort que tanto deseamos. Este no solo consiste en la comodidad de los muebles, en el nivel de la temperatura o la intensidad de la luz, sino que está aún más relacionado con la supresión de riesgos mayores.

Tal seguridad puede ser repotenciada por la domótica al mejorar los sistemas de seguridad en el hogar mediante la centralización de las funciones del mismo.