+34 963907549 info@sereola.com

Si te gusta la ciencia ficción tal vez hayas visto películas dónde aparecen hogares en los cuales se pueden realizar las tareas cotidianas con tan solo presionar un botón. Aunque con menos efectos futuristas, en la actualidad existe un conjunto de conocimientos en relación con las viviendas automatizadas de alta tecnología que se denomina domótica.

La aplicación de estos conocimientos consiste en el manejo de sistemas que permiten la automatización de viviendas u otros tipos de construcciones mediante la adición de recursos electrónicos de alta tecnología que facilitan las tareas cotidianas o específicas de la edificación.

En consecuencia, la domótica se relaciona con varios elementos de interés presentes en la vida cotidiana de las personas tales como la seguridad, el ahorro energético, las comunicaciones y en general, el bienestar y confort.

Seguridad

En primer lugar, cabe destacar un tema de gran interés: la seguridad. Esta tendencia a integrar los avances tecnológicos está abriendo muchas posibilidades a las empresas que prestan servicios de instalación de circuitos cerrados.

Los sistemas de seguridad se están viendo reforzados por la práctica de la domótica. Cuando se centraliza el control de las funciones del hogar, incluyendo las de seguridad, es posible monitorear todo lo que sucede en el mismo de una forma sumamente rápida.

Esta y otras funcionalidades son las que están siendo traídas a primer plano gracias a esta innovadora práctica de integración tecnológica.

El ahorro energético

La reducción del gasto energético también es un factor a tomar en consideración al mencionar este tema. El control inteligente de las luces del hogar es cada vez más común y factible por la presencia de nuevas tecnologías.

Un ejemplo de ello es que mediante las tecnologías adecuadas es posible colocar sensores para que las luces del hogar se desactiven al no reconocer alguna presencia dentro del mismo. La domótica permite esta funcionalidad al punto de que pueden programarse las luces para que solo funcionen en las áreas ocupadas del hogar.

Para quienes sean un poco despistados, delegar la tarea de mantener las luces apagadas a una computadora, puede ser la solución final para reducir el gasto innecesario de energía eléctrica dentro del hogar. Este mismo principio puede ser utilizado para aires acondicionados y/o calefactores.

Comunicaciones

Las comunicaciones también pueden obtener un estímulo positivo por parte de esta práctica. Al poseer un sistema centralizado de control sobre el hogar, resulta factible el poder comunicarse mediante un intercomunicador con video con las visitas que se dirijan hacia nuestro hogar.

Esta posibilidad también va de la mano con el aumento de la seguridad dado que tal funcionalidad a nivel comunicativo nos permite ver quienes se encuentran en los alrededores de nuestro hogar en cuestión de minutos. En caso de observar alguna presencia sospechosa es posible tomar las medidas adecuadas con un tiempo prudencial.

Bienestar y confort

Finalmente, la domótica también es útil para las tareas más específicas y confortantes de nuestro día a día. El control sobre la intensidad de las luces, la temperatura, sobre algunas persianas, sobre aparatos electrónicos y en fin, sobre casi todo pequeño detalle dentro de nuestro hogar, es una posibilidad real gracias a la práctica de esta tendencia.

Resulta ineludible el hecho de que mediante esta práctica cada aspecto, por pequeño que sea, puede ser modificado según nuestro gusto y necesidades particulares.

Nuestro estilo de vida puede hallar, mediante una refinada configuración, el hogar ideal en el cual desenvolverse tras alguna larga jornada de trabajo o un día de un prolongado ejercicio físico. No hay que perder de vista que, finalmente, nuestro hogar es el lugar al cual regresamos para descansar y pasar un rato agradable y placentero.