+34 696343894 info@sereola.com

Imagínate que la casa donde vives sea capaz de avisarte si alguien no deseado está irrumpiendo en ella, que te alerte de forma automática en caso de incendio o mejor aún, que las persianas se cierren o se abran de forma programada según los horarios que escojas.

Un sueño ¿cierto? pues sí, gracias a la instalación de una central domótica hoy en  día cualquier recinto cerrado puede estar automatizado de manera inteligente y no solo te alertará sobre lo que ocurra, sino que también podrás ordenarle a tu casa lo que debe hacer según tus requerimientos.

La domótica se define como un conjunto de técnicas que centran su enfoque en automatizar una vivienda, integrando la tecnología aplicada a la programación y el ahorro energético, el confort que incluye el apagado o encendido de luces, regulación de la iluminación, la gestión de los aparatos multimedia y electrónicos, entre otros.

Otra de las ventajas que pueden obtenerse a través de una central domotica es optimizar los sistemas de seguridad, con el fin de proteger el patrimonio material y la vida de quienes habiten en el recinto.

Es por ello que gracias a esta tecnología podrás simular presencia de inquilinos en casa, detectar intrusos, generar alertas médicas en caso de ser necesario y además tener acceso a cámaras de seguridad en tiempo real desde donde te encuentres.

La vivienda que cuente con esta tecnología también tendrá otras grandes ventajas como el control interno y externo de manera remota a través de internet o controles inalámbricos.

Por otro lado, si en la vivienda habita una persona con discapacidad, esta tecnología podría incluir comunicación frecuente del usuario con sus familiares directos o personas encargadas de su cuidado, la activación de alertas de emergencia en caso de ser necesario y la posibilidad de tener ambientes programados, por ejemplo, que la luz se apague a cierta hora de la noche y que se encienda el televisor o la lámpara.

Las tareas de la casa nunca fueron tan fáciles, pues desde donde estés podrás comunicarte casi con todos los equipos que estén dentro de ella.

¿Cómo funciona?

Un sistema domótico posee una central a la que se vinculan en red diferentes equipos que se manejan a través de un portal web o de una aplicación en tu teléfono inteligente.

Es un requisito indispensable contar con internet para poder disfrutar de los beneficios que nos brinda una central domotica, de hecho, sin él no podría concebirse la existencia de la misma.

Se podría decir que la central es el cerebro de todo, ya que es la encargada a través de ciertos protocolos de comunicación de recibir la información de los sensores y procesarlas para realizar las tareas de forma automática.

También está conectada a un módem y se sincroniza a través de la radiofrecuencia con sus accesorios como detectores de movimientos, cámaras web, entre otros.

Actividades sencillas como que tu hogar pueda subir o bajar la temperatura del aire acondicionado y la calefacción hacen muy cómoda la vida en una casa con este sistema y eso por decir lo más básico, pero realmente son muchísimas las ventajas de contar con ello.

Otro punto a favor es la posibilidad de generar un ahorro real de energía, pues si saliste y se te olvidó apagar la luz, la calefacción, la televisión o incluso la cocina, puedes hacerlo desde donde estés, o mejor aún, puedes programarlo para que nunca te pase.

Aunque en la actualidad no es una práctica tan común, cada vez es mayor el espacio que va ganando la domotica en la construcción y el diseño de las viviendas para que esté ya integrada la automatización en las mismas.

Por ahora, lo más usual es que se instalen los sistemas en casas que ya están edificadas y de esta manera transformar las viviendas tradicionales en inteligentes y capaces de automatizar todas las tareas dentro de ella.