+34 696343894 info@sereola.com

En los últimos años hemos visto cómo la tecnología ha cambiado nuestras vidas, desde los smartphones hasta los nuevos electrodomésticos inteligentes, estos nos han facilitado las tareas rutinarias, permitiendo que tengamos una mejor experiencia de vida. Ya no pasamos tanto tiempo realizando tareas del hogar y podemos aprovechar en enriquecer nuestras pasiones. Y un punto importante que la domótica doméstica ha permitido es justo este, que el hombre pueda disfrutar más de su tiempo y gastarlo menos en labores cotidianas. La casa inteligente nos provee una serie de beneficios, no solo darnos más tiempo para nosotros, también podemos hablar de ahorro energético y monetario, como el mejoramiento de la seguridad del hogar. La comunidad e incluso la ayuda al medio ambiente son de las ventajas más importantes que una casa inteligente puede brindarnos. Sin embargo, para muchos esta tecnología no era accesible hasta hace unos años. Esto se debe a que para automatizar la casa debíamos instalar el sistema de control en cableados que implicaban tumbar paredes o reformas importantes en casa. La mejor opción era pare ese entonces siempre instalar el sistema en casas en proceso de construcción.  Para las casas construidas o antiguas no era posible una automatización. Hoy en día esto ha cambiado, gracias a la tecnología inalámbrica domótica. Conozcamos un poco más de qué es y cómo funciona.

Sistemas de domótica inalámbrica

La tecnología inalámbrica no solo facilita la instalación del sistema domótico en casas ya construidas o antiguas, sino en espacios donde las necesidades son muy específicas. Incluso una de las ventajas de usar este tipo de domótica, es que podemos trasladar los equipos donde sea que vayamos, por lo que se ha vuelto popular entre las personas que viven alquiladas. La instalación domótica inalámbrica cuenta con sensores y dispositivos que se conectan con los aparatos que tenemos en casa a través del Wi-Fi o Bluetooth, sin necesidad de utilizar cables o hacer reformas para ello. Uno de los principales aspectos de la tecnología inalámbrica es que el centro de mando por el que damos ordenes ya no es un dispositivo ajeno a nosotros y difícil de entender. Pues ahora la gestión del hogar la podemos realizar a través de nuestro smartphone. Las aplicaciones de los sistemas domóticos inalámbricos son muy intuitivos y fáciles de manejar, existen varios que podemos obtener sin gastar mucho y podemos controlar la iluminación domótica inalámbrica, hasta el horno y las alarmas de seguridad desde la palma de la mano. El cableado puede ser una instalación no adecuada para todos los tipos de hogares. En espacios reducidos, por ejemplo, puede ser muy incómodo e incluso costosos. Por lo que la domótica inalámbrica ha terminado superando la clásica por cuestiones de practicidad.

¿Qué compone un sistema domótico inalámbrico?

La central domótica que usa tecnología inalámbrica se compone de varios dispositivos, estos permiten dar vida al hogar y mejorar nuestra estancia en él. Conozcamos más al respecto. Lo principal es la central domótica. Este es un aparato que une bajo una misma conexión todos los dispositivos, sensores y electrodomésticos. Es aquí desde donde enviamos las órdenes que los aparatos van a ejecutar. Los electrodomésticos y aparatos inteligentes se conectan a la central, estos pasan la información del estado del hogar a la central. Por ejemplo, podemos saber la temperatura que hay, si hay alguien en la puerta o la cantidad de energía que usamos en las habitaciones. Los sensores de temperatura o movimiento captan la información que nos permite tener acciones sobre ciertos espacios de la casa. Por ejemplo, si hay un intruso merodeando alrededor de casa, estos sensores emiten una alarma. La red de Wi-Fi es imprescindible para que el sistema domótico inalámbrico funcione, pues este es el que permite la conexión entre la central y los depósitos.

Ventajas de automatizar nuestro hogar con inalámbrica domótica

Quizás la comodidad sea la principal ventaja del uso de la domótica, pero con la domótica inalámbrica la gestión de nuestra casa nunca había sido tan sencilla. Y es que hoy en día ¿quién no sabe utilizar un teléfono inteligente? Sí, es que podemos saber todo lo que ocurre en casa en el instante que ocurre gracias a que podemos conectar el sistema domótico a través de una red Wi-Fi a nuestro celular. Desde allí podemos programar o dar órdenes a la casa para mejorar nuestra estancia en ella. En cuanto a la instalación de la domótica inalámbrica posee grandes ventajas porque incluso nosotros mismos si seguimos bien las instrucciones podemos lograrlo. Como ya comentábamos, no hace falta derribar paredes o usar un cableado para poner en marcha esta tecnología. De igual manera, para los inquilinos el acceso a esta tecnología es mucho más factible, pues al mudarse pueden llevarla consigo y seguir disfrutando de las ventajas y comodidades de la domótica. Otra de las ventajas que nos permite la tecnología inalámbrica domótica es que podemos ampliar de manera gradual nuestra red de dispositivos. Al ir agregando sensores y dispositivos en la casa, podemos automatizarla sin mucho problema.

¡Gestiona tus espacios sin usar cables!

Al ser portátiles los dispositivos inalámbricos pueden moverse a cualquier parte y no solo hablamos de transformar en inteligente la casa, sino todos tus espacios. La oficina o tu consultorio, también pueden convertirse en lugares confortables automatizándolos. Podemos gestionar de manera más eficiente el uso de la luz natural o programar los sistemas de enfriamiento o calefacción. Esto permite mejorar enormemente nuestro consumo energético. Esto a su vez implica un ahorro monetario. Encontrarás en Sereola Technologies un aliado para la modernización de tus espacios. Puedes consultar aquí cuál es el tipo de sistema inalámbrico más adecuado para tu hogar u oficina, y calcular el presupuesto de forma gratuita. Estamos en plena era de la tecnología y ya no es imposible automatizar tu hogar aunque estés alquilado o poseas una casa antigua. No dejes de vivir la experiencia de una casa inteligente.