+34 696343894 info@sereola.com

La idea de tener una casa en la que puedas manejar todo desde un simple click y en el que los más simples aspectos se conviertan en sinónimo de simplicidad y confort, es una maravilla para cualquiera. Tener comodidad es uno de los más esperados deseos de la mayoría de las personas. Encender y apagar la luz, comunicarse automatizadamente y sí, abrir y cerrar las persianas de las distintas ventanas que poseas.

Algunos creerán que esa simple tarea no es tan importante para conectarla a la tecnología, pero la verdad es que una vez instalada esta opción, nadie querrá dejarla ir. Imagina sentarse un domingo en la tarde en tu sofá preferido a ver una buena película, preparaste todo y ya estás cómodo en tu asiento, pero una cosa, olvidaste cerrar la persiana y ahora toda la luz del sol interfiere en tu vista a la pantalla, ¡tarán! con el sistema de domótica para persianas puedes solucionarlo de inmediato.

Con esta alternativa de automatizar con domótica la apertura y cierre de persianas todo será más fácil. Existen diferentes métodos para lograrlo, a través de un dispositivo móvil como un teléfono inteligente o una Tablet, mediante un interruptor o control remoto. El controlador puede ser instalado de forma invisible en cualquier cajetín de registro y hace posible que desde la distancia pueda ser controlado el motor que permite que se abra y se cierre o suba y baje las persianas que se encuentren en las distintas ventanas establecidas en un hogar. Además, ese mismo estilo de motor también es compatible con toldos, ventanas en sí, puertas de garajes, mosquiteros, cortinas, etc., de este modo se hace mucho más óptimo el sistema domótico instalado en la vivienda, lo que se traduce en una mayor cantidad de confort disponible para todos los que hagan vida en tal edificación. Dicho controlador de motores se puede usar de manera inalámbrica o puede ser accionado con un interruptor estándar, lo mejor de este dispositivo es que como ya hemos mencionado, se puede acoplar a todo el sistema de domótica que se tenga en el hogar para otros aspectos y por lo tanto funciona de modo conjunto con otros sensores disponibles.

Un ejemplo de esto es que puedes automatizar que las persianas de la habitación se suban a alguna hora específica de la mañana, que las ventanas de la cocina o salón se abran en cierto momento para permitir la ventilación de la zona o que la puerta del garaje suba en caso de que se produzca algún incendio. Entre los distintos motores y sistemas que existen para el control de las persianas, algunos son de tamaños compactos que pueden ser instalados sin que los invitados del hogar noten su presencia. El motor no será un problema de decoración. Y para un mejor disfrute de los inquilinos del domicilio, el control de las persianas domóticas puede ser llevado a cabo de forma individual (es decir para abrir una de las persianas en específico cuando lo desee), de manera centralizada o automática, en caso de que sea necesario abrirlas o cerrarlas todas al mismo tiempo por cualquier situación que se presente, mediante la programación de tiempo o de ambiente.

Otra de las opciones posibles con este genial sistema de domótica en casa para persianas es que no importa el lugar en el que te encuentres o que tan lejos estés de casa, es posible hacer uso de este mecanismo desde la distancia. Si saliste de viaje o estás en el trabajo y falta mucho para regresar y recuerdas que dejaste alguna persiana abierta y corres el riesgo de que algún indeseado se asome a observar o husmear tu casa, solo debes chequear y desde lo lejos podrás cerrar tu persiana. Es muy sencillo encontrar en tiendas o mediante compañías especializadas lo que necesites para la instalación del sistema de domótica para una casa inteligente. De esta forma descubrirás que todo será mucho más cómodo y sencillo. No tengas dudas sobre esta alternativa, adquiere este servicio para tu vivienda y verás que no te arrepentirás al tener una solución real, funcional y cómoda para una mejor calidad de vida en el hogar, tu familia y amigos te lo agradecerán.