+34 696343894 info@sereola.com

Las luces domótica han estado ganando terreno. Es bastante comprensible, tomando en cuenta que automatizan toda la iluminación. Y sí, algunos arguyen que son costosas o difíciles de instalar. Pero lo cierto es que hay motivos de sobra para que tengas unas. Y en esta ocasión te revelaremos los principales.

La comodidad al usarlas es inigualable

Ciertamente levantarse para encender un bombillo no es una tarea muy complicada. Aunque cuando estás muy agotado por el trabajo o por la rutina, incluso algo tan simple puede resultarte pesado. Por fortuna, la situación cambia totalmente con estas luces.Una luz domótica controla la iluminación sin necesidad de que te acerques a ella. ¿Cómo puedes hacerlo? Esto gracias por la tecnología de los smartphones. Es decir, puedes controlar la iluminación a través de tu teléfono. ¿No te parece genial?Esto es posible porque están configuradas para operar con smartphones y con otros dispositivos inteligentes. En consecuencia, tienes la posibilidad de manejarlas desde la comodidad de tu mueble.

El consumo total es muy bajo

Siempre ha sido un problema el consumo eléctrico. El mismo puede hacer que tus facturas sean mucho más gruesas de lo que quisieras. Y las luces son generalmente uno de los artefactos que más papel tienen en ello.Pues bien, con las domóticas no hay razón para que temas. Estas luces están diseñadas para operar con una cantidad de energía muy leve. Por lo general, tienen un tamaño reducido, en comparación con las luces de uso común. Por eso, no tendrás que preocuparte por la cuenta de electricidad. Asimismo, la reducción del consumo tiene impacto en el manejo de la iluminación. Cuando tienes un control para manipular tus luces, te ves obligado a comprar baterías continuamente.

Duran por mucho más tiempo

Las luces domótica poseen un tiempo de vida mucho más extensa que las comunes. Esta cualidad se debe principalmente a su estructura, aunque igualmente a su funcionamiento. Como dato adicional, trabajan con los rangos eléctricos de mayor seguridad. Como consecuencia de ello sucede que las luces se arriesgan menos a sufrir daños por el paso de la electricidad. Esto luego se traduce en una duración mayor, además de un resguardo interno de las mismas. De esa forma no tendrás que ir cada semana por un nuevo bombillo o luz. Bastará con que instales una iluminación domótica hogar en tu casa. Un solo sistema de estas luces te durará por años, hasta décadas incluso. Y no importará si hay muchos apagones donde vives, porque pueden soportarlos.

Crean ambientes especiales

Para cada situación se controla la iluminación de acuerdo con el efecto que se espera. Sin embargo, esto parece aplicarse exclusivamente cuando se habla de grandes equipos de luces o sistemas parecidos. Es de tal manera porque las usuales no dejan que alteres cuánto iluminan. No obstante, con las luces domótica eso se acaba. Este complejo sistema de iluminación permite manipular la intensidad lumínica de cada luz. Por lo tanto, puedes probar hasta encontrar la configuración ideal que necesitas. Por ejemplo, si tendrás una cena romántica en tu casa necesitarás una luz tenue. Si en cambio darás un banquete familiar, lo ideal sería que hubiera bastante luz. Existen muchas posibles combinaciones. Todo está en que pruebes hasta encontrar la adecuada.

Ofrecen mayor seguridad y protección

Este motivo trabaja con dos vertientes. La primera implica el resguardo de la propiedad física, es decir de todo lo que posees. Esto es muy fácil de aplicar si cuentas con un sistema de detección. Si lo unes con la iluminación domótica hogar, dicho sistema se activará cuando se enciendan las luces. Es de ese modo como impedirás que gente no autorizada o no identificada pueda acceder a tus espacios. Por otro lado, la segunda vertiente se relaciona con la gente que está incapacitada para moverse. Por ejemplo, un anciano no tiene igual facilidad para levantarse a cada rato para manipular las luces. En cambio, con el sistema domótico puede operarlas a distancias, sin riesgo de que se caiga o sufra lesiones.

Son ecoamigables

Este último motivo puede parecer menos importante que los anteriores. Aunque a decir verdad tiene peso, porque el uso de luces domótica reduce la producción de aparatos. Y esto a largo plazo evita que las empresas contaminen de más el ambiente.